Adenosina

Nombre Comercial

Adenocor

Adenoscan

 
Presentación

Adenocor. Vial de 2ml con 6mg (3mg/ml)

Adenoscan. Vial de 10ml con 30 mg (3mg/ml)

 
Indicaciones

Reversión rápida a ritmo sinusal de taquicardias paroxísticas supraventriculares, incluyendo aquellas asociadas a vías de conducción anómalas (síndrome de Wolff-Parkinson-White), en las que el nódulo AV participa en el circuito de reentrada.

Ayuda al diagnóstico de taquicardias supraventriculares con complejos anchos o estrechos.

Sensibilización en investigaciones electrofisiológicas endocavitarias.

 
Dosis

Adultos

Dosis inicial

3 mg en bolo iv (inyección de 2 segundos)

Segunda dosis

En el caso de que la primera dosis no detenga la taquicardia supraventricular en 1 ó 2 minutos, administrar 6 mg en bolo iv.

Tercera dosis

En el caso de que la segunda dosis no detenga la taquicardia supraventricular en 1 ó 2 minutos, administrar 12 mg en bolo iv.

Niños

Las dosis eficaces en los niños: entre 0,0375 y 0,25 mg/ kg.

Ancianos

Posología similar a la recomendada en los adultos.

 
Farmacocinética

La vida media de adenosina, al ser extremadamente corta, no permite realizar estudios farmacocinéticos convencionales.

Inicio de acción

< 20 seg

Efecto máximo

20-30 seg

Duración

3-7 seg

Eliminación

Celular

Interacciones

El dipiridamol, que es un inhibidor de la degradación de adenosina, puede potenciar la acción de la adenosina. Si su uso fuera necesario, la posología deberá reducirse.

La teofilina y otras xantinas tales como la cafeína son inhibidores de la adenosina.

La adenosina puede interactuar con medicamentos que tiendan a alterar la conducción cardiaca.

 
Efectos Secundarios

Los más frecuentes son: rubor facial, disnea, broncoespasmo, sensación de opresión torácica, náuseas y sensación de mareo.

Menos comunes son: sensación de malestar, sudor, palpitaciones, hiperventilación, presión cefálica, aprensión, visión borrosa, sensación de quemazón, bradicardia, asistolia, dolores torácicos, cefaleas, vértigos, pesadez y dolor en los brazos, cuello y espalda, gusto metálico.

Estos efectos secundarios son siempre ligeros, de corta duración (normalmente menos de un minuto) y por lo general bien tolerados por el paciente.

Se han registrado casos de bradicardia aguda y excepcionalmente algunos pacientes requirieron la implantación de un marcapasos temporal. La atropina no antagoniza los efectos.

Se ha notificado un caso de empeoramiento de hipertensión intracraneal que, fue transitorio y revertió espontánea y rápidamente.

En el momento de la reversión a ritmo sinusal, el ECG puede mostrar contracciones ventriculares prematuras, contracciones auriculares precoces, bradicardia sinusal, taquicardia sinusal, escape ventricular, pausa sinusal y/ o bloqueo auriculoventricular.

La bradicardia inducida predispone a alteraciones de excitabilidad ventricular como la fibrilación ventricular y las "torsades de pointes".

 
Recomendaciones

Sólo debe emplearse en medio hospitalario donde se disponga de monitorización electrofisiológica y sea posible la reanimación cardiorrespiratoria.

Debe administrarse por vía intravenosa rápida (bolo) según la posología creciente indicada. Se puede administrar a través de una vena periférica o de un catéter venoso central (administración seguida de un lavado rápido con suero fisiológico.

A los pacientes que tras una cierta dosis presenten un bloqueo auriculoventricular de alto grado no debe administrárseles dosis complementarias.

Embarazo y lactancia

Aunque su vida media es muy corta, no se recomienda administrarlo a no ser estrictamente necesario.

 
Contraindicaciones

Pacientes que padecen bloqueo auriculoventricular de segundo o tercer grado (salvo en pacientes con marcapasos), enfermedad del seno (salvo en pacientes con marcapasos), asma bronquial.

 
Farmacología

La adenosina es un nucleósido purínico endógeno presente en todas las células del organismo.

En el hombre, la adenosina administrada por vía intravenosa rápida disminuye la conducción del nódulo auriculoventricular. Esta acción puede interrumpir los circuitos de reentrada en los que participa el nódulo auriculoventricular restaurando el ritmo sinusal en pacientes con taquicardia supraventricular paroxística. Una vez cesa el circuito de la taquicardia, se restaura el ritmo sinusal. Como la fibrilación y el flutter auricular no incluyen el nódulo auriculoventricular como parte del circuito de reentrada, la adenosina no detiene estas arritmias.

Al disminuir transitoriamente la conducción auriculoventricular, la actividad auricular resulta más fácil de evaluar en los registros ECG y, por consiguiente, su uso puede ayudar en el diagnóstico de las taquicardias con complejos anchos o estrechos.

Puede ser útil durante los estudios electrofisiológicos para precisar el lugar del bloqueo auriculoventricular o para determinar, en algunos casos de pre-excitación, si la conducción se realiza a través de una vía accesoria o por la vía del nódulo auriculoventricular.