Introducción

La idea Las tecnologías de la información y del conocimiento van tomando un protagonismo cada vez más importante en la práctica médica asistencial. Muy pocas cosas podemos hacer ya sin ordenadores. La informatización de la práctica clínica diaria no se limita a la elaboración de historias clínicas electrónicas, sino que abarca muchos más aspectos, como el acceso a internet para obtener información rápidamente.

Tradicionalmente los libros se editan en soporte de papel, para lo cual es necesaria una labor importante de edición y diseño, el soporte de una editorial y la posterior distribución de los ejemplares físicos. A mí siempre me ha gustado tener mis estanterías llenas de libros, pero tengo que reconocer sus limitaciones, las más importantes de las cuales vienen dadas por la dificultad de manejo de los propios libros, puesto que, aunque muchos son ya “de bolsillo”, se hace complicado sino imposible llevar encima más de uno.

Con el advenimiento de los ordenadores y de los asistentes personales, se abre una posibilidad apasionante en el manejo de la información clínica: la posibilidad de disponer de los libros que tradicionalmente tenemos en las estanterías inmediatamente. Esto se consigue mediante la conversión a formato digital de los libros. Pero no es suficiente una mera conversión, sino que hay que adaptarlo a las pantallas existentes de los dispositivos actuales. En éste momento disponemos de ordenadores personales, asistentes personales y teléfonos móviles, que son los susceptibles de disponer de un libro en formato digital. Este reto supone un avance en la disponibilidad de libros en castellano, y una novedad editorial importante de cara a todos los profesionales de la sanidad.

En éste libro hemos tratado de plasmar dicha filosofía, la realización de un manual práctico, en el que no están todos los fármacos posibles, y de los que están no están con todas sus características, pero sí que están los más importantes, y con un resumen de la información relevante para la práctica clínica diaria, que hemos pretendido ante todo que se pueda llevar siempre encima, que sea rápida, clara, concisa y, por supuesto, de ayuda.

 

Juan Soliveres