Introducción

Una guía práctica y rápida de consulta de fármacos en Oftalmología puede parecer una empresa demasiado ambiciosa de entrada, pues entramos en un terreno de novedades continuas, permanentemente en movimiento. Además siempre habrá aspectos que mejorar, puntos que se obvien y que a otros pueden parecer importantes, así como características que no sean resaltadas convenientemente (ya sabemos que para las casas comerciales “su fármaco” siempre es mejor que de la competencia de algún modo).
Nuestra intención por tanto no ha sido el de ser infalibles ni el de ser tan precisos y exhaustivos como para reflejar todos los aspectos que se pueden leer en los prospectos de los medicamentos, aunque nos basemos en ellos. Pretendemos más bien ser una orientación práctica y rápida , una ayuda puntual en un momento dado que puede ser necesaria en esas consultas masificadas a las que tenemos que dar respuesta en poco tiempo. Todos nosotros tenemos más o menos metidos en la cabeza esta miriada de nombres comerciales que aquí resumimos, pero todos sabemos también que en un momento dado las neuronas pueden darnos una mala pasada y quedarnos en blanco intentando recordar el nombre de alguno en concreto.
En este sentido el tener una guía de acceso fácil y rápido puede salvarnos de algún momento comprometido. Además nos puede servir también para volver a recordar aquellos fármacos que, por lo que fuere, habíamos dejado de utilizar y que probablemente no hayan sido superados de una forma tan manifiesta como quieren hacernos creer a veces.
Y finalmente ¿qué decir de los que empiezan, residentes, etc? Sólo diré que a mí me hubiera gustado tener algo así en su momento. Espero que hayamos puesto nuestro pequeño grano de arena para ayudar.

 

Luis Pérez